El Gran Dilema del Precio

Uno de los mayores dilemas de los jóvenes emprendedores suele darse a la hora de poner precio a su trabajo o servicio ofrecido. Siempre hay problemas a la hora de adecuarlo al cliente y ala experiencia que tenemos en el sector por lo que siempre es una decisión difícil.  En mi caso tengo que decir que he tenido muchos problemas respecto al tema a la hora de valorar mi trabajo y a veces he subestimado y otras veces sobrestimado el valor del trabajo, esto produce efectos negativos en el cliente, básicamente que no le vendas el servicio. Mi inexperiencia sobre este tema me ha hecho leer artículos y tratar de descifrar este indescifrable código.

Responder a las siguientes preguntas a la hora de poner precio al trabajo a realizar es indispensable:

1. ¿Cuánta experiencia tienes?

2. ¿Cómo de bueno es tu trabajo?

3. ¿Cuánto tiempo exige el proyecto?

4. ¿Cuándo lo necesita el cliente?

6. Entregables y formatos: ¿cómo será utilizado tu trabajo?

7. ¿Cuál es la demanda de tus servicios profesionales?

8. ¿Consigues diferenciarte de tus competidores?

9. ¿Cuánta atención va a necesitar el cliente?

10.- ¿Cuánto necesitas/te interesa realizar el trabajo?

Y hay distintas maneras de cobrar:

  • Cobrar por hora: analiza el tiempo que te llevará el proyecto y ponle un precio por hora. Puede que esto funcione muy bien con actividades que no tarden más de unas dos semanas.
  • Cobrar por fases: puedes evaluar cobrar por fases del proyecto y calcular los tiempo. Puedes procurar que cada fase dure un mes para aplicar la fórmula del pago de un mes.
  • Cobrar por proyecto: sumar tiempo y gastos que te llevará realizar el proyecto y ponerle un precio total. Puedes evaluar que son para ti los proyectos pequeños, medianos y grandes.
  • Cobrar por número de caracteres: esto aplica a quienes escriben para la web, que también se ha hecho popular en el medio. Puedes cobrar una cantidad por un artículo de 800 caracteres por ejemplo y elevar la cifra del costo según el rango de caracteres.
  • Cobrar en paquetes: también aplica al desarrollo de contenidos puedes negociar una cifra por un número de artículos al mes con un número de caracteres definido y cobrar por paquete de artículos desarrollados.
Anuncios